21 jul. 2012

LA ESCRIBANA



Sin abatimiento por el tiempo transcurrido,
fresca, consigue mi alma seducir lo querido,
íntimamente en este organismo, algo marchito...

El tic tac del reloj, marca el logaritmo
en carrera melódica pasada.
Su ritmo,
en naciente versículo,
va dejando inscrito:

Las fotografías veladas por las estaciones,
las mil historias de amores coquetones,
esas ausencias...las lágrimas,
los logros en apretados abrazos,
collage de emociones custodiados
por cristalina arquilla...

Semblantes
en donde el bochorno los maquilló,
reavivan hoy lo dulce del pasado,
instantes
de regocijo y arrebato...

¿Cuándo dejaré de rememorar
siendo escribana?
Quizás llegue mi tiempo...
En el que se me niegue amar,
quizás mañana...

***

¡Amante de mi propia vida,
llegaré complacida
a mi último día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.