14 ene. 2010

Calla corazón

¿Cuántas veces ha quedado silencioso el viento al escucharme implorar, al oírme llamarte adorando tu nombre?. Recuerdo aquellos momentos llenos de silencio, cuando humedecías mi piel canto a canto en aquellas horas, ellas se han fugado de mis noches, como las luciérnagas del campo. Hoy mi memoria deshoja mustias margaritas, musitando un suspiro, por ese beso con vino, que fue nuestra alianza divina.

Tan sólo he tocado con mis dedos en solitario, ese día, he dibujando mi nombre en tu frente como despedida. ...

¡Calla corazón!, te ordeno, no palpites su nombre, no aloques tu compás en su presencia, que este sueño se ha convertido en pesadilla.

Toda promesa de ternura nacida en el alma, ha sido exiliada por la soledad instaurada. ¡Calla! Cuando lo sientas acercarse, súmete en la frialdad más helada, mil sahumerios de muerte, humo en el aire del sentimiento, asfixien este amor que aún no muere.


©María de la Cruz Díaz Ll.®
02 Junio 2008 Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.