14 ene. 2010

Soñador de fábulas


Por lóbregas lumbreras se me iba la vida, coexistiendo sólo con velámenes zurcidos, pródigo el tiempo, solitaria isla… Desde un esquife, tu imagen divisé, apeando con fuerza tu huella, abriendo la puerta a mi melancolía, colmando de delirio mi denso ambiente. Se bañaban mis ojos tan sólo al verte y las palabras se me quedaban dormidas; cruzaba los brazos para sólo oírte contar con cadenciosa voz tus fábulas…

Dionisiaca la noche oteaba el ensueño de naciente ignoto sentimiento, soterrado en mi corazón herido, titubeante ante la tersa aurora…
Yo guardo aún en el cofre del recuerdo, cada una de tus fábulas queridas, la nostalgia con ellas cicatriza, aliviana la carga, fermenta la espera...

©María de la Cruz Díaz Ll.®
21 Agosto 2008
Lima-Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.