15 jul. 2012

A VECES



A veces soy un mar
que se revuelca entre las olas
solitario apasionado,
que hunde su rabia,
su celo, en un maremoto
que no llega a tocar el cielo.


A veces siendo mar
quisiera gritar
desde sus entrañas,
para que mi boca quede desierta
de este dolor que siento.


Pero ruedan saladas
sobre la arena
estas aguas de mi cuerpo,
mis crispados puños
terminan siento
las pomposas espumas
que mueren
sin llegar a tu puerto.


¡Y le increpo a Neptuno!
¿Acaso solo los dioses
tienen el privilegio?
Yo no puedo amar en calma...
Si vivo enamorado del cielo.




25.05.10







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.