13 jul. 2012

Segundo a segundo

SEGUNDO A SEGUNDO
soneto cautivo

No hay segundo que pase
sin estas ganas locas por besarte,
sin fatigas vivir para nombrarte
al filo de este ocaso, donde el amor triunfase.
Destierro toda ausencia que la ilusión tapiase,
construyendo el espacio para amarte
sin prisas, con caricias al hallarte,
tus horas silabease.

Conservo de tu cuerpo la tibieza
del roce de tu boca sellando mi mirada,
caricia, que me infunde fortaleza,
aliviando horas lerdas de esta vida entrampada,
suprimiendo resquicio de tristeza
a la espera de noches sintiéndome tu amada.

Es esa hora donada
recobrando con beso la alborada
compartiendo los sueños con la piel extrañada.


15.11.09

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.