15 jul. 2012

DE RODILLAS








Muerdes con tu presencia
mi orilla yaraví
en segundos ausentes,
entre vientos alisios hechos silencio
indagas por mi brisa...

¡Proscrita 
esta mendicidad
que arde
confina y cristaliza!.

Terrible blanquiazul mirada
que rebela lo oculto
cuando,
susurran mis enaguas...

Temporal y atávico miedo
telón sensurador de piras.

De rodillas
¡Nunca más!
¡Sea su luz mis llamas!.

¡Vuela 
paloma suburbana!.
Cuando la última ola alcanza
la marejada domeña al mar.


Maricruz
17.10
.11

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.