13 jul. 2012

Adviento


En este mi soneto me permito
decirte suavemente que te quiero,
un dulce beso darle con salero
a tu boca tornada en apetito.


En este mi soneto sin delito
adoro cada huella del sendero,
historia de mi amor tan adulero,
ansiando siempre dar todo gratuito.


Querer, estando cerca darte aliento,
presente en tu razón sin un lamento
seguir tus travesías. Tu lisura,


nutrirla en sentimiento y aventura,
los días cincelarlos con holgura,
que nuestros versos sean un adviento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.