14 ene. 2010

A mi hijo

Óyeme... que no eres una simple plantita…
en tus ramas yacen la sombra y tu luz,
eres brasa, tronco ardiente.,
fuego que amalgama sentimiento.
¿Lo sabes verdad?
¡Hombre!
¿Acaso tu niñez sigue dentro?
Déjala, no te avergüence,
que siga viva manteniendo puro tu corazón,
este me dice maullando
que eres sabio en ternura,
la templanza es tu don.
Permite que la naturaleza nos hable…
Rememora…
todo lo bello de la vida sin máscaras.
¿Recuerdas?
La felicidad de cumplir años,
entre el amor de nuestros seres queridos,
y aquellos entrañables amigos…
El hecho de ganar
es tener una familia con quien festejar…
Crecer,
adolecer,
madurar,
no ha sido fácil, pero siempre valdrá la pena
saborear lo que nos cuesta esfuerzo.
Haber aprendido a gobernar la soledad.
estar al otro lado y enseñar…
Podernos reflejar
en el espejo inocente
de los ojos de los niños
sabiendo que, no es algo material
lo que dejamos heredar.
Es
la armonía con el de rededor,
es semilla de paz ,
es la amistad ,
solidaridad.
Es el amor a lo creado,
con todos los errores
con todos sus aciertos.

Es gratitud a nuestro creador,
defendiendo la creación.
consciente y consistentemente.
Saber,
que no interesa estar abajo o arriba
cuando el amor nos habita,
cada instante es valioso al dar.
Los fantasmagóricos barrotes se esfuman
y nuestras ilusiones se hacen realidad.
Todo es posible,
cuando coronamos nuestros sueños,
es entonces, cuando el horizonte
lo hemos podido conquistar.



María de la Cruz Díaz
15 de Agosto 2008 Perú

2 comentarios:

  1. Gloria a tus versos.. cuando se trata de un hijo... que sea siempre loable y que esté en lo alto... si que emocionas con este decir.. como para ponerlo en un pergamino y que lo tenga colgado en la cabecera su cama de para ser leido todos los dias... EXCELENTE.. de verdad es EXCELENTE... un abrazote inyita...

    bendiciones... tremendo poema ehh tremendísimo.... Gracias por hacerlo...

    Juan José

    ResponderEliminar
  2. Gracias mil por entrar y dejar en lo mas sagrado que existe en mi vida, letras para mis hijos.
    TQM Inyito, Dios siempre te bendiga.

    Maricruz

    ResponderEliminar

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.