14 ene. 2010

La miseria y la riqueza

“Soy un lapicito en la mano de un Dios que escribe y va a enviar una carta de amor al mundo”
Madre Teresa de Calcuta




La peor pobreza… que nos horroriza cuando contemplamos al mundo. 
Cuestionamos a los gobiernos, criticamos, juzgamos como viven en aquella casa vecina, siempre mirando la viga en el ojo ajeno… Pero, ¿Y nosotros, nos fijamos qué hacemos en la nuestra? 

Se dice, que el mayor desafío de la humanidad es erradicar la pobreza y ya hay propagandas por allí...que certifican que para contrarrestarla no debemos ser parte del problema. Así es que... ¿Debemos buscar la manera de ser ricos…? 

Pienso que no hay peor Pobreza que el hambre por la falta de reconocimiento, la escasez de amor y el ser protegido. 

Si no hay tiempo de los padres con los hijos, ni de los hijos para con los padres, (no hablo de tiempo monetario), sino suficiente tiempo para amarlos; sólo vestiremos hambre, frío e insomnio.. 
Aunque en la mesa se sirvan manjares, el ropero esté repleto de costosos vestidos y tengamos una cómoda cama para dormir...Eso no nos garantiza sentirnos llenos y completos.
La más temible pobreza es la soledad y el sentimiento de no ser amado. 

No pierdas más tiempo entonces, levántate y aprieta contra tu pecho a tu hijo(a), dile a tu esposo(a) que lo amas, cada gesto y labor entrégala con cariño; mírate al espejo y abrázate fuerte, porque tú mereces ser querido. 
Si no quieres ser parte del problema, si tú decides erradicar la verdadera pobreza, ¡Ponte listo!, e inicia en tu propia casa, luego...podrás contagiar al mundo con amor y sonrisa sincera; si das algo material, no creas que con ello ya has cumplido, demuéstrale que lo amas, que se sienta un ser querido; así estarás dando protección a todos tus hermanos. 
"No hay mayor y eterna riqueza que la de los sentimientos" 


©María de la Cruz Díaz Ll.®
22.08.08 
Lima-Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.