7 oct. 2012

Maridaje


Mecida en el mar de tus versos
queda lejos todo dolor y desconsuelo,
al canto de las Nereidas
lo muerto y la carencia es olvido.

En el verdeazul de tu oleaje me acuno
y soy tibio peñón de ilusiones,
maridaje, donde tu ola encrestada
juega con mi boca enamorada.

Bajo la pálida luz de la luna, 
somos solo elixir y brisa perfumada...
¡Amor!, divina pira de fuego eterno
que Poseidón, nos ha concedido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.