15 jul. 2012

MI TIEMPO NO ESPERA





Mi tiempo no espera a la alegría
no puede sentarse a mirar que llegue la paz a mi casa,
si las tinieblas quieren habitarla
que entren y se sienten a contemplar mi bonanza,
porque aunque ellas sofoquen la luz entre sus sombras
aunque sus garras tienten aprisionar mi confianza,
mi amor inagotable alumbrará todo rincón querido
sanará las ausencias y el silencio herido,
porque lo sabe Dios, mi tiempo no espera...

Si entre tinieblas han de hundirse mis pasos,
si mis huellas las han de borrar las olas de un mar bravío,
yo sé certeramente que mi camino no he equivocado
porque mientras andaba recogí buenas semillas,
he comido del fruto maduro y sembrando en cada surco,
la tierra me ha hablado que abundante sería mi cosecha,
si jamás dudaba del testimonio heredado,
si nunca olvidaba que, mi tiempo no espera...

Por tanto no me mires y me digas que amo tercamente,
del amor el único dueño es Dios que nos lo cede,
escoge a quien prestárselo, a quien confiarlo,
así como según la Biblia el amo a su sirviente
preguntará al final que hizo con las monedas,
yo pretendo contestar sencillamente:
Que no dejé de amar aún sabiendo
que mi tiempo no espera...






05-04.10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.