15 jul. 2012

LA CITA




¡Hola amor! ¿Dónde estarás dejando tus huellas hoy?
(Mientras camino apresurada para subirme al bus de regreso, te pienso).

La fría mañana obliga a cubrirnos mucho pero nada me calienta como tu fuego.
Aguantar parada cinco calles entre el apretujón de los pasajeros, con los codos pongo distancia deseando enviarlos por el desfiladero...


Te lo dije amor, este cuerpo es sólo tuyo,
está vivo cuando tú me miras con deseo;
cuando como gata enamorada me arrimo a ti y te ronroneo.

Miro por la ventanilla, todo esta mojado por la lluvia,
un señor galante me da el asiento,
y la señora que está a mi lado me quiere hablar del mal tiempo…
Pero yo… Yo sólo sé pensar en nuestro encuentro.

Cuando me lleno de ternura y de pasión en el mismo momento…
¡Ay amor! El frío no lo siento,
mis mejillas se entibian ruborizadas
por las imágenes que fluyen en mi mente,
cuando te presiento…

Es hora de bajar... avanzo a la puerta,
y el corazón se me acelera al verte
esperando impaciente en el paradero.

Todas las ansias acumuladas
de los instantes de nuestras esperas,
nos donamos en un beso de fuego.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.