15 jul. 2012

ERES


Eres

Presentido al clarear el día
llenas de oxígeno
cada partícula de mi cuerpo.

Suavemente...

Húmedo rocío sobre mi boca,
o cuando el viento juguetea
entre mi cintura y cuello...
Te hallo, 
 allí te siento.

Estás en el fluir de mi sangre,
en cada sosegado aliento.
Enquistado como un dios
en el trono de mi centro.

Vocal y tilde de todo verbo,
sombra amañada de mis pasiones,
sol que broncea mi pensamiento.
Divino sueño despierto.

Eres mi compañero,
por quien la ausencia 
y la soledad huyeron...

Entre tu pecho y el mío
sólo cabe este amor bueno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.