19 feb. 2010

MI FELICIDAD


La felicidad es esa inquilina,
que viene y se pasea por la casa,
sus vacaciones las goza en mi terraza,
desde aquí, también bendice a mi vecina…

Le gusta ser servida pero...
Ella adivina,
porque me trae justo lo que necesito
en un bello y ajustado ramito…

Me trajo el olor a leche
del seno de mi madre y sus caricias,
su regazo cuando cansada me sabia,
sus consejos para aminorar mi rebeldía,
me dio un padre que siempre me guiaba,
este ejemplo de ambos perdura hoy en mi vida.

Cada año siempre algo nuevo,
ninguna sonrisa ha sido repetitiva,
cada parto, cada herida, cada caída…
el esfuerzo y el logro concedido.

La oportunidad de ser una gota de agua
en un inmenso mar abierto,
la saciedad en el adviento.

Los hijos…
ellos tendrán sus propias alegrías,
son como ángeles amigos
con quienes compartimos los instantes
y también con quienes aprendimos…

La felicidad como ves,
siempre esta de inquilina,
sólo juega a esconderse
entre los pliegues de las cortinas,
le gusta que seamos niños
así regarnos con todo su cariño.



Maricruz Díaz
26 enero 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.