14 ene. 2010

Rojo ciruelo

Sin interesar quien tiene el anzuelo,
el juego del amor cobra destello,
perdemos la razón, por todo aquello,
que hicimos los dos bajo ese ciruelo.

Que locura sentirse jovenzuelo,
materializar cada sueño bello,
donar el corazón lleno de anhelo,
cuando acaricias tierno mi cabello...

Secuestramos la luna en ese día,
siendo libres amantes, demandando
pasión gloriosa, como una osadía.

Pasamos estos años cavilando
nuestras costumbres dan alegoría
al constatar que vivimos amando.
©Derechos Reservados del autor
05 Jun. 2008
Lima-Perú

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.