13 ene. 2010

Campesino

Hombres de arcilla,
de tez bronceada,
de frente amplia bendita,
por su sudor
la tierra fermenta
el alimento
de nuestra vida fortuíta;
junto a los bueyes aran la tierra,
detrás, van sus hijos y su mujer,
dejan caer la semilla
que mata el hambre
tuyo y mío
y el de aquel...



©María de la Cruz Díaz Ll.®
24 Jun 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por venir, leer y dejar tu comentario.